Connect with us

Hi, what are you looking for?

Spanish

La Asamblea del Sínodo llama a todos a ‘participar concretamente’ en la sinodalidad

Participantes en la asamblea del Sínodo de los Obispos reunidos en el Aula de Audiencias Pablo VI del Vaticano el 25 de octubre de 2023. (Foto CNS /Vatican Media)
Participantes en la asamblea del Sínodo de los Obispos reunidos en el Aula de Audiencias Pablo VI del Vaticano el 25 de octubre de 2023. (Foto CNS /Vatican Media)

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — Después de la clausura de la primera sesión de la asamblea del Sínodo de los Obispos, la Iglesia católica debe continuar discerniendo su futuro escuchando a todos, comenzando por los más pobres y excluidos, según afirman los participantes en una carta dirigida al “Pueblo de Dios”.

La carta de dos páginas y media publicada el 25 de octubre relata el espíritu y las actividades de la primera sesión de la asamblea, celebrada en el Vaticano del 4 al 29 de octubre, y mira hacia la segunda sesión de la asamblea, expresando la esperanza de que los meses que quedan hasta octubre de 2024 “permitan a cada uno participar concretamente en el dinamismo de la comunión misionera indicado en la palabra ‘sínodo'”.

“No se trata de una ideología, sino de una experiencia arraigada en la Tradición Apostólica”, escribió la asamblea sinodal.

Aunque la carta no plantea temas o preguntas específicas que deban abordarse en la próxima sesión de la asamblea — se espera que el 28 de octubre se publique un informe de síntesis que refleje el trabajo de la primera sesión y los próximos pasos –, sí dice que para “progresar en su discernimiento, la Iglesia necesita absolutamente escuchar a todos, empezando por los más pobres”.

“Se trata de escuchar a aquellos que no tienen derecho a la palabra en la sociedad o que se sienten excluidos, también de la Iglesia”, decía la carta, especificando la necesidad de escuchar a las víctimas del racismo, en particular a las poblaciones indígenas. “Sobre todo, la Iglesia de nuestro tiempo tiene el deber de escuchar, con espíritu de conversión, a quienes han sido víctimas de abusos cometidos por miembros del cuerpo eclesial y de comprometerse concretamente y estructuralmente para que eso no vuelva a suceder”.

La carta hacía especial referencia a la necesidad de escuchar a los laicos, los catequistas, los niños, los ancianos, las familias y aquellos que quieren ser involucrados en ministerios laicales y participar “en organismos participativos de discernimiento y de decisión” de la Iglesia.

También especificaba que la Iglesia debe recoger más experiencias y testimonios de sacerdotes, obispos y personas consagradas, al tiempo que debe estar “atenta a aquellos que no comparten su fe, pero que buscan la verdad”.

La redacción de la carta fue aprobada por la asamblea sinodal y debatida tanto en sesiones de trabajo en pequeños grupos como entre toda la asamblea el 23 de octubre, según informó la secretaría general del sínodo.

Comenzó relatando la “experiencia sin precedentes” de hombres y mujeres que participan en los debates y ejercen el derecho de voto en una asamblea sinodal en virtud de su bautismo y no sobre la base de la ordenación.

La asamblea, decía, tuvo lugar en un “mundo en crisis, cuyas heridas y escandalosas desigualdades han resonado dolorosamente en nuestros corazones y han dado a nuestros trabajos una gravedad peculiar, más aún cuando algunos de nosotros venimos de países en los que la guerra se intensifica”.

La carta también destacaba el haber dado un “espacio importante al silencio”, a invitación del Papa Francisco, que estaba destinado a fomentar “entre nosotros la escucha respetuosa y el deseo de comunión en el Espíritu”.

“La confianza”, escribió la asamblea sinodal, es lo que “nos da la audacia y la libertad interior que hemos experimentado, sin dudar en expresar nuestras convergencias y nuestras diferencias, nuestros deseos y nuestras preguntas, libremente y humildemente”.

“Día tras día, hemos sentido el apremiante llamamiento a la conversión pastoral y misionera”, dijo la asamblea. “Porque la vocación de la Iglesia es anunciar el Evangelio no centrándose en sí misma, sino poniéndose al servicio del amor infinito con el que Dios ama al mundo”.

La carta también dijo que se preguntó a algunas personas sin hogar cerca de la Plaza de San Pedro sobre lo que esperaban de la Iglesia con motivo del sínodo y respondieron: “¡Amor!”

You May Also Like

National

By Karla Fierro DETROIT (OSV News) — Nicole Duque, 23, has always desired to become a mother. She was born and raised in the...

National

By Linda Reeves MIAMI (OSV News) — Divine intervention may be the only explanation for how two college teammates graduated, ventured off on different...

National

BETHESDA, Md. (OSV News) — Archbishop Timothy P. Broglio of the U.S. Archdiocese for Military Services has called a decision by a U.S. military...

National

(OSV News) — With St. Patrick’s Day falling on a Lenten Friday this year, many U.S. bishops have issued dispensations from abstinence on March...