Connect with us

Hi, what are you looking for?

Spanish

Papa Francisco: La caridad está motivada por el amor, no diseñada para ganar adeptos

El Papa Francisco saluda a un niño a su llegada a la inauguración de la Casa de la Misericordia en Ulán Bator, Mongolia, durante el último evento de su viaje de cuatro días a Mongolia antes de regresar a Roma el 4 de septiembre de 2023. (Foto CNS/Vatican Media)

Por Cindy Wooden, Catholic News Service

ULÁN BATOR, Mongolia (CNS) — El Papa Francisco concluyó su visita de cuatro días a Mongolia donde comenzaron los misioneros católicos: con caridad.

Al bendecir la nueva Casa de la Misericordia en Ulán Bator el 4 de septiembre, el Papa insistió en que, aunque las actividades católicas de caridad y servicio social han atraído a los mongoles a la Iglesia, el servicio está motivado únicamente por el amor.

El hermano salesiano Andrew Tran Le Phuong, director de la Casa de la Misericordia, dijo al Papa que las instalaciones ofrecerían: un refugio para personas vulnerables, especialmente mujeres y niños; un centro de primeros auxilios para personas sin hogar; lavandería y duchas gratuitas; un lugar donde los emigrantes retornados y otras personas necesitadas podrían acudir en busca de ayuda para conectarse con los servicios; y un lugar de encuentro para coordinar la variedad de organizaciones caritativas católicas que operan en la ciudad.

Naidansuren Otgongerel, que adoptó el nombre de “Lucia” cuando fue bautizada, utiliza prótesis en brazos y piernas. Pero, dijo al Papa, “soy la persona más afortunada del mundo, porque tomé la decisión de aceptar plenamente el amor de Dios, el amor de Jesús”.

El Papa Francisco aprovechó su discurso a los trabajadores y voluntarios de la caridad “para refutar algunos mitos”, incluido uno sobre la razón por la que los católicos ofrecen educación y atención médica, alimentan a los hambrientos, dan cobijo a las personas sin techo y cuidan de las viudas y los huérfanos.

Un gran mito, dijo, es que “la Iglesia católica, que se distingue en el mundo por su gran compromiso en obras de promoción social, hace todo esto por proselitismo, como si ocuparse de los otros fuera una forma de convencerlos y ponerlos ‘de su lado’. ¡No!”

“Los cristianos reconocen a quienes pasan necesidad y hacen lo posible para aliviar sus sufrimientos porque allí ven a Jesús, el Hijo de Dios, y en Él la dignidad de toda persona, llamada a ser hijo o hija de Dios”, insistió el Papa.

La Casa de la Misericordia, dijo, debe ser un lugar “donde personas de credos diferentes, y también no creyentes, une los propios esfuerzos a los de los católicos locales para socorrer con compasión a tantos hermanos y hermanas en humanidad”.

A lo largo de su estancia en Mongolia, el Papa Francisco trató de darle tranquilidad al gobierno y a los mongoles que son desconfiados diciéndoles que los cristianos estaban allí para ayudar y no para colonizar o socavar la cultura tradicional mongola.

Las obras de caridad que involucran a personas de diferentes religiones o sin religión en absoluto, dijo, ayudan a las personas a verse como hermanos y hermanas, dándoles un sentido de compasión “que el Estado sabrá custodiar y promover”.

“Para que se realice este sueño”, continuó el Papa Francisco, “es indispensable, aquí y en cualquier otro sitio, que quien posee la responsabilidad pública favorezca tales iniciativas humanitarias, dando prueba de una sinergia virtuosa para el bien común”.

El Papa también rechazó la idea de que “sólo las personas pudientes pueden comprometerse en el voluntariado” porque “la realidad dice lo contrario: no es necesario ser ricos para hacer el bien, es más, casi siempre son las personas comunes las que dedican tiempo, conocimientos y corazón para ocuparse de los demás”.

Otro mito, dijo, es “aquel según el cual lo que cuenta serían sólo los medios económicos, como si el único modo para hacerse cargo de los demás fuera la contratación de personal asalariado y el equipamiento de grandes estructuras”.

“Ciertamente, la caridad requiere profesionalidad, pero las iniciativas benéficas no deben convertirse en empresas”, dijo el Papa, “sino conservar la frescura de las obras de caridad, donde quien pasa necesidad encuentre personas capaces de escucha, capaces de compasión, más allá de cualquier tipo de retribución”.

You May Also Like

National

By Karla Fierro DETROIT (OSV News) — Nicole Duque, 23, has always desired to become a mother. She was born and raised in the...

National

ROLLING FORK, Miss. (OSV News) — No less than 23 people have been killed after at least one powerful tornado tore through rural Mississippi...

National

By Linda Reeves MIAMI (OSV News) — Divine intervention may be the only explanation for how two college teammates graduated, ventured off on different...

National

BETHESDA, Md. (OSV News) — Archbishop Timothy P. Broglio of the U.S. Archdiocese for Military Services has called a decision by a U.S. military...