Connect with us

Hi, what are you looking for?

National

Antes del Super Bowl, católicos buscan abordar la trata de personas

A suspected victim of human trafficking is seen in this illustration photo. (CNS file photo/Jackson Njehia, Reuters/OSV News)

(Read in English)

(OSV News) — Theresa Flores planea asistir a su 11.º Super Bowl este año, pero no necesariamente porque sea fanática del fútbol americano.

En cambio, la autora, oradora y trabajadora social de 57 años estará en Glendale, Arizona, con voluntaria del Proyecto SOAP (siglas en inglés de Salvemos a Nuestros Adolescentes de la Prostitución), que Flores fundó para prevenir la trata de personas.

“Muchos niños están siendo traficados durante los eventos deportivos”, dijo Flores, quien junto con su equipo realiza actividades de divulgación durante grandes reuniones de entretenimiento en todo el país, entrenando a los participantes para que reconozcan las señales de la trata mientras distribuyen materiales, entre ellos millones de barras de jabón, etiquetados con el número de la Línea Directa Nacional de Trata de Personas de Estados Unidos: 1-888-373-7888.

Los expertos difieren entre sí sobre el impacto del Super Bowl en la trata de personas, pero los datos generales muestran que el problema del tráfico humano ha aumentado considerablemente en todo el mundo.

Unos 50 millones de personas en todo el mundo quedaron atrapadas en la esclavitud moderna durante 2021, según el informe de septiembre de 2022 de la Organización Internacional del Trabajo de las Naciones Unidas. El trabajo forzado (incluido el tráfico sexual y laboral) y el matrimonio forzado son los dos tipos más comunes.

Durante 2020, Polaris, una organización sin fines de lucro con sede en Washington, D.C., que opera la Línea Directa Nacional de EE.UU. contra la Trata de Personas, recibió más de 10,500 informes que involucraban a más de 16,650 víctimas individuales, números que representaban “probablemente solo una fracción del problema real”, según el sitio web de la organización.

Los traficantes se aprovechan de las personas vulnerables a causa de la pobreza, la falta de vivienda, la adicción, el abuso sexual previo y los desastres naturales, según Human Trafficking Search, una base de datos de investigación global financiada por Fundación Familiar O.L. Pathy.

Pero incluso las personas que provienen de familias amorosas y seguras pueden ser vulnerables a los traficantes, y las estadísticas no capturan su angustia, algo que Flores, una sobreviviente, sabe muy bien.

Flores le dijo a OSV News, que ella era “una adolescente católica en una familia católica muy devota en el Medio Oeste” de EE.UU., a quien “nunca le había pasado nada malo”.

Pero todo eso cambió en la escuela secundaria, cuando Flores quedó bajo la influencia de un adolescente que la preparó durante un período de seis meses para el tráfico sexual.

“Me hizo pensar que le gustaba”, dijo Flores. “Me llevó a casa desde la escuela un día. Pero no me llevó a casa. Me llevó a su casa, me drogó y me violó”.

Demasiada avergonzada de contarles a sus padres sobre el ataque, Flores pasó cerca de dos años “siendo vendida a hombres” en una red de clientes sexuales, chantajeada hasta la sumisión y explotada después de la escuela y tarde en la noche.

“De hecho, me secuestraron una noche, me vendieron al mejor postor y me dieron por muerta en un motel de Detroit”, dijo Flores. “La policía terminó llevándome a casa”.

Ella y su familia pronto se mudaron, y Flores, ahora de 57 años, reconstruyó su vida y se convirtió en una autora, oradora, trabajadora social con licencia reconocida a nivel nacional y defensora de los sobrevivientes y la prevención de la trata de personas. Fundó tanto el Proyecto SOAP como Traffickfree, una organización sin fines de lucro con un enfoque similar, y también se desempeña como directora del programa Hermanas Católicas de los Estados Unidos Contra la Trata de Personas (USCSAHT por sus siglas en inglés).

La Hermana Ann Victory, Hermana de la Humildad de María y miembro de la junta de USCSAHT, dijo que la trata de personas se reduce a “cuestiones de poder, control y dinero”.

Los traficantes pueden ganar miles de dólares por víctima, y ??la Organización Internacional del Trabajo de las Naciones Unidas estima que las ganancias anuales totales del trabajo forzoso, incluido el tráfico sexual, ascienden a $150 mil millones.

En los últimos años, los defensores de las víctimas han tratado de responsabilizar a la industria hotelera por hacer la vista gorda ante el problema.

“Un hotel gana dinero cada vez que un traficante alquila una habitación”, dijo Kristina Aiad-Toss, del bufete de abogados Babin con sede en Columbus, Ohio, que ha presentado demandas civiles contra hoteles por no contrarrestar el tráfico conocido en sus instalaciones. “Los hoteles están realmente en la primera línea de este problema. Esa es realmente una pieza del rompecabezas que creo que ha faltado”.

En los últimos cinco años, “lentamente comenzamos a ver que los hoteles toman el problema más en serio”, Toss le dijo a OSV News.

Sin embargo, los defensores enfatizan que el problema del tráfico requiere un enfoque amplio y colaborativo a nivel de gobierno, industria y comunidad.

“Este trabajo es demasiado complejo para hacerlo solo”, dijo la Hermana Ann. “Este tipo de asociaciones y conexiones siguen siendo clave en todo el país y en todo el mundo”.

La conciencia y la voluntad de actuar pueden salvar vidas, dijo.

Las personas que “parecen incapaces de hablar”, mientras carecen de su propio dinero, identificación e incluso conocimiento de su dirección exacta, pueden ser víctimas de la trata, dijo la Hermana Ann.

Como enfermera capacitada, la Hermana Ann dijo que también permanece alerta ante “evidencia de abuso físico y psicológico” en víctimas potenciales.

En lugar de intervenir directamente, dijo, los transeúntes que sospechen de la trata deben comunicarse con las fuerzas del orden público o con la Línea Directa Nacional Contra la Trata de Personas, a la que se puede contactar por teléfono al 1-888-373-7888, por mensaje de texto al 233733 (“BEFREE”) o por chat en vivo (https://humantraffickinghotline.org/es/chat-es).

Tener la valentía de hablar, incluso si los temores de la trata resultan infundados, puede evitar años de sufrimiento, dijo Flores, recordando su tiempo como víctima.
“Ojalá mi vecino, que me vio cuando tenía 15 años corriendo por su patio trasero a altas horas de la noche, descalza y en pijama, hubiera llamado a alguien”, dijo. “Ojalá alguien hubiera hecho esto por mí”.

Gina Christian es una reportera nacional de OSV News.


Si se encuentra en peligro inmediato, llame al 911. Si sospecha o es víctima de trata de personas, comuníquese con la línea directa nacional de trata de personas, llamando al 1-888-373-7888, o enviando un mensaje de texto al 233733 (“BEFREE”) o por chat en vivo (https://humantraffickinghotline.org/es/chat-es).

You May Also Like

National

By Karla Fierro DETROIT (OSV News) — Nicole Duque, 23, has always desired to become a mother. She was born and raised in the...

National

By Linda Reeves MIAMI (OSV News) — Divine intervention may be the only explanation for how two college teammates graduated, ventured off on different...

National

ROLLING FORK, Miss. (OSV News) — No less than 23 people have been killed after at least one powerful tornado tore through rural Mississippi...

National

BETHESDA, Md. (OSV News) — Archbishop Timothy P. Broglio of the U.S. Archdiocese for Military Services has called a decision by a U.S. military...