Connect with us

Hi, what are you looking for?

Vatican

Mensaje del Papa: Los enfermos y el mundo necesitan una “terapia” de amor

El Papa Francisco habla con una delegación de UNITALSI, una asociación católica italiana que organiza peregrinaciones para enfermos y personas con discapacidad, durante una reunión en el Aula de Audiencias Pablo VI en el Vaticano el 14 de diciembre de 2023. (Foto de CNS/Vatican Media)

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — La “primera terapia” que se debe ofrecer a los enfermos, y al mundo, es una dosis de cercanía, amistad y amor, dijo el Papa Francisco en su mensaje para la Jornada Mundial del Enfermo.

“Hemos venido al mundo porque alguien nos ha acogido. Hemos sido hechos para el amor, estamos llamados a la comunión y a la fraternidad”, escribió en su mensaje para la celebración anual del 11 de febrero, fiesta de Nuestra Señora de Lourdes.

La conexión con otras personas ” nos sostiene, sobre todo en momentos de enfermedad y fragilidad”, escribió el Papa de 87 años. “Es la primera terapia que debemos adoptar todos juntos para curar las enfermedades de la sociedad en la que vivimos”.

El tema elegido para la celebración de 2024 proviene del Libro del Génesis: “No conviene que el hombre esté solo”. Llevaba el subtítulo “Cuidar al enfermo cuidando las relaciones”.

En su mensaje, publicado el 13 de enero, el Papa Francisco dijo que los cristianos creen que “Desde el principio, Dios, que es amor, creó el ser humano para la comunión, inscribiendo en su ser la dimensión relacional”.

“Hemos sido creados para estar juntos, no solos”, escribió. “Precisamente porque este proyecto de comunión inscrito en lo más profundo del corazón humano, que la experiencia del abandono y de la soledad nos asusta, es dolorosa e, incluso, inhumana”.

El Papa Francisco recordó el horrible dolor de la soledad que padecieron quienes estuvieron enfermos o en residencias de ancianos durante lo peor de la pandemia de COVID-19 y no tuvieron contacto con sus seres queridos.

“Me uno con dolor a la condición de sufrimiento y soledad de quienes, a causa de la guerra y sus trágicas consecuencias, se encuentran sin apoyo y sin asistencia”, afirmó. “La guerra es la más terrible de las enfermedades sociales y son las personas más frágiles las que pagan el precio más alto”.

Pero incluso en los países ricos y en paz, dijo, el tiempo de “la vejez y de la enfermedad se vive a menudo en la soledad y, a veces, incluso en el abandono”.

Cuando una cultura hace hincapié en el individuo, “exalta el rendimiento a toda costa y cultiva el mito de la eficiencia”, dijo, “volviéndose indiferente e incluso despiadada cuando las personas ya no tienen la fuerza necesaria para seguir ese ritmo”.

“Se convierte entonces en una cultura del descarte, en la que «no se considera ya a las personas como un valor primario que hay que respetar y amparar, especialmente si son pobres o discapacitadas, si ‘todavía no útiles’ — como los no nacidos, o ‘ya no sirven’ — como los ancianos'”, dijo, citando su encíclica “Fratelli Tutti, sobre la fraternidad y la amistad social”.

El Papa dijo que ese pensamiento se refleja en “determinadas opciones políticas, que no son capaces de poner en el centro la dignidad de la persona humana y sus necesidades, y no siempre favorecen las estrategias y los medios necesarios para garantizar el derecho fundamental a la salud y el acceso a los cuidados médicos a todo ser humano”.

Pero, dijo, la dignidad humana de los enfermos y vulnerables también se abandona cuando la atención médica se ve simplemente como la provisión de procedimientos y medicamentos, en lugar de cuidar a la persona en su totalidad e involucrar a la familia en la creación de una red de apoyo.

“Hermanos y hermanas”, escribió, “el primer cuidado del que tenemos necesidad en la enfermedad es el de una cercanía llena de compasión y de ternura. Por eso, cuidar al enfermo significa, ante todo, cuidar sus relaciones, todas sus relaciones; con Dios, con los demás — familiares, amigos, personal sanitario –, con la creación y consigo mismo”.

Dirigiéndose a las personas que padecen una enfermedad, el Papa Francisco dijo: “¡No se avergüencen de su deseo de cercanía y de ternura! No lo oculten y nunca piensen nunca que son una carga para los demás”.

Y llamó a todos los católicos, “con el amor recíproco que Cristo Señor nos da en la oración, sobre todo en la Eucaristía”, a que “sanemos las heridas de la soledad y del aislamiento” que se encuentran particularmente entre los enfermos.

“De esta manera”, dijo el Papa, “cooperaremos así a contrarrestar la cultura del individualismo, de la indiferencia y del descarte, y hagamos crecer la cultura de la ternura y de la compasión”.

You May Also Like

National

By Karla Fierro DETROIT (OSV News) — Nicole Duque, 23, has always desired to become a mother. She was born and raised in the...

National

By Linda Reeves MIAMI (OSV News) — Divine intervention may be the only explanation for how two college teammates graduated, ventured off on different...

National

ROLLING FORK, Miss. (OSV News) — No less than 23 people have been killed after at least one powerful tornado tore through rural Mississippi...

National

BETHESDA, Md. (OSV News) — Archbishop Timothy P. Broglio of the U.S. Archdiocese for Military Services has called a decision by a U.S. military...