Connect with us

Hi, what are you looking for?

Spanish

Obispos piden a los ecuatorianos de bien que se unan contra la violencia y el caos

El comandante de la Policía, general Víctor Herrera, habla durante una rueda de prensa en Guayaquil, Ecuador, el 10 de enero de 2024, en la que la Policía presentó a los detenidos que asaltaron el estudio de TC Televisión durante una emisión en directo en medio de la actual ola de violencia en todo el país. (Foto de OSV News/Vicente Gaibor del Pino, Reuters)

(OSV News) — En medio de una ola de violencia sin precedentes en Ecuador, la conferencia episcopal del país sudamericano emitió el 9 de enero un comunicado en el que pide a la población unirse contra los disturbios causados por las bandas criminales, cuyas operaciones fueron definidas como actos de “traición a la patria”.

Los incidentes comenzaron tras la fuga de José Adolfo Macías Villamar, líder de la banda criminal Los Choneros, de la cárcel de Guayaquil, el principal centro económico de Ecuador. Se produjeron disturbios en varios centros penitenciarios y también se fugó otro capo de la droga.

Desde entonces, los actos terroristas se han propagado en Quito y otras ciudades, incluyendo explosiones de autos y secuestros. El 9 de enero, varios hombres armados invadieron un canal de televisión y tomaron rehenes durante una transmisión en directo, hasta que la policía consiguió entrar en el edificio horas después y detener a los delincuentes.

En una continua ola de violencia, las escuelas y las tiendas cerraron, mucha gente se quedó en casa y los soldados recorrieron las calles de las ciudades más grandes de Ecuador el 10 de enero.

El presidente Daniel Noboa declaró el estado de emergencia y desplegó tropas en las calles de Quito. También ha estado en vigor un toque de queda.

“La delincuencia organizada está sembrando, en la cotidianidad de nuestras vidas, caos y la desesperación”, decía el mensaje de los obispos.

Los obispos declararon que los ecuatorianos deben permanecer unidos contra la violencia y trabajar para que su país vuelva a ser un lugar “de paz, de trabajo y de fraternidad”.

La carta también pidió a los ciudadanos a no caer en el pánico y evitar dar “crédito a cualquier imagen alarmista compartida en redes sociales”.

“Toda actividad reñida con la ley, en cualquier instancia de la sociedad y del Estado, debe ser considerada como una traición a la Patria, a los valores más sagrados de nuestra ecuatorianidad y a Dios, que será el Juez de nuestras vidas”, añadió el comunicado.

El documento concluye diciendo que Ecuador es un país de fe y que su pueblo le confía a Dios “la integridad de cada ecuatoriano de bien, la estabilidad del Estado como garantía de que la paz volverá lo antes posible”.

La situación en el país andino ha empeorado en los últimos años, con una creciente percepción de que las bandas criminales han estado controlando el narcotráfico desde las cárceles donde están detenidos sus líderes, afirmó el padre jesuita Carlos Man Ging, profesor de teología de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador.

“En los últimos cinco años, hemos sido informados continuamente sobre el caos generalizado en las prisiones del país, donde los líderes de las gangs tienen sus cuarteles y operan con el apoyo de la policía y otros segmentos del Estado”, dijo a OSV News.

Los motines han sido constantes últimamente en las cárceles de Guayaquil y otras ciudades ecuatorianas, provocados por el hacinamiento, la violación de derechos y la corrupción generalizada.

“Todos sabíamos que era un problema creciente. Pero nadie podía predecir que llegaríamos a una situación como ésta, con más de 20 grandes grupos criminales compitiendo por el poder”, añadió.

El presidente Noboa intentó controlar la situación, pero pronto se dio cuenta de que era incontrolable, dijo el Padre Man Ging.

“Noboa cambió el personal en muchas cárceles, pero la corrupción tiene raíces tan profundas que no funcionó. Muchos sectores del Estado están involucrados en ello, por lo que es muy difícil transformar esa situación ahora”, lamentó el sacerdote.

La Iglesia ha emitido comunicados para advertir a la sociedad ecuatoriana de los peligros de la creciente criminalidad y para pedir paz, pero no han tenido mucha resonancia.

“Un ciudadano católico se siente completamente impotente ante una situación tan caótica. En este preciso momento, lo único que uno puede hacer es protegerse y, si es posible, mantenerse alejado de las calles”, concluyó el padre Man Ging, afirmando que la situación en Quito se asemeja ahora a los tiempos de la pandemia del COVID-19, con las calles vacías y sólo unas pocas personas circulando.


Eduardo Campos Lima escribe para OSV News desde São Paulo.

You May Also Like

National

By Karla Fierro DETROIT (OSV News) — Nicole Duque, 23, has always desired to become a mother. She was born and raised in the...

National

By Linda Reeves MIAMI (OSV News) — Divine intervention may be the only explanation for how two college teammates graduated, ventured off on different...

National

ROLLING FORK, Miss. (OSV News) — No less than 23 people have been killed after at least one powerful tornado tore through rural Mississippi...

National

BETHESDA, Md. (OSV News) — Archbishop Timothy P. Broglio of the U.S. Archdiocese for Military Services has called a decision by a U.S. military...