Connect with us

Hi, what are you looking for?

Spanish

Misión a Mongolia: el Papa alentará al pequeño rebaño y promoverá la armonía

El Papa Francisco dirige una audiencia con líderes budistas de Mongolia en el Vaticano el 28 de mayo de 2022. También estuvo presente el obispo Giorgio Marengo, prefecto apostólico de Ulán Bator, Mongolia, que más tarde fue nombrado cardenal por el Papa. (Foto CNS/Vatican Media)

CIUDAD DEL VATICANO (CNS)– El Papa Francisco llama continuamente a los católicos a ir a las “periferias”, y eso es exactamente lo que hará el 31 de agosto al abordar un avión con destino a Mongolia.

Limitando tanto con Rusia como con China, Mongolia es uno de los pocos países que San Juan Pablo II no logró visitar, aunque los planes estaban en marcha para tal visita en 2003 cuando el pontífice polaco, que había viajado mucho, también esperaba hacer una breve “parada técnica” en Kazan, Rusia, para devolver a la Iglesia Ortodoxa Rusa el famoso icono de Nuestra Señora de Kazan.

El deterioro de la salud de San Juan Pablo, la falta de entusiasmo del patriarca ortodoxo ruso y los desafíos logísticos de una comunidad católica muy pequeña que albergara una visita papal contribuyeron a que el plan fracasara.

El Papa Francisco, que tiene previsto visitar Mongolia del 1 al 4 de septiembre, visitará una comunidad católica que ha pasado de menos de 200 miembros en 2003 a unos 1.450 en la actualidad.

Cuando San Juan Pablo no pudo hacer el viaje, envió a un cardenal para ordenar al primer obispo de la Prefectura Apostólica de Ulaanbaatar, la jurisdicción — que es más pequeña que una diócesis — que continúa cubriendo a toda la nación. Mongolia ahora tiene su propio cardenal, el cardenal Giorgio Marengo, de 49 años, quien ha servido como misionero en Mongolia durante más de 20 años.

Mientras estaba en Roma a mediados de julio para una conferencia sobre catequesis, el cardenal Marengo dijo que “susurrar” era el mejor verbo para describir la actividad misionera en Mongolia.

El susurro es un “medio de comunicación profunda y respetuosa, que sólo puede ocurrir en el contexto de una relación de amistad”, dijo. “Uno no susurra a la primera persona (que se encuentra) en la calle; de ??lo contrario, pensarán que eres tonto. Le susurras a un amigo, a una persona que amas”.

Mongolia, con 3,3 millones de habitantes, es un país escasamente poblado de grandes distancias donde el régimen comunista de influencia soviética duró cerca de 70 años e incluyó la dura represión de la religión, incluido el asesinato de monjes budistas.

Según el Departamento de Estado de EE.UU., en el censo nacional del país en 2020, más del 40% de los mongoles dijeron que no tenían identidad religiosa. Del 60% que dijo ser religioso, alrededor del 87% dijo que era budista, un poco más del 5% era musulmán, el 4% seguía la religión mongola tradicional, generalmente conocida como “chamanismo”, y un poco más del 2% era cristiano.

Según Fides, la agencia de noticias del Dicasterio para la Evangelización, la pequeña comunidad católica cuenta con dos sacerdotes nacidos en Mongolia. Tiene nueve iglesias y capillas, que incluyen una yurta (ger en mongol) y una catedral de ladrillo y mortero inspirada en la vivienda tradicional de Mongolia. El pueblo es atendido por 30 religiosas y 25 sacerdotes de órdenes religiosas de diversos países.
Cerca del 28% de la población vive por debajo del umbral nacional de pobreza, según el Banco Asiático de Desarrollo.

El cardenal Marengo dijo a Fides en agosto que alrededor del 70% del tiempo y los recursos de la Iglesia Católica en Mongolia se dedican a actividades sociales y de caridad, que incluyen la gestión de guarderías, una escuela de oficios, hogares para niños huérfanos o sin techo y comedores populares.

La última cita del Papa Francisco en Mongolia está programada para el 4 de septiembre con una reunión con trabajadores de caridad y la inauguración de la Casa de la Misericordia, que albergará un refugio para mujeres y niños que escapan del abuso doméstico y ofrecerá alojamiento temporal a los migrantes obligados a regresar a Mongolia.

El informe de país de la Organización Internacional para las Migraciones de las Naciones Unidas sobre Mongolia estima que uno de cada 11 mongoles vive fuera del país, y los que se van tienden a ser jóvenes, educados y calificados.

Pero la organización también llamó la atención sobre la “migración interna”, personas que abandonan sus vidas tradicionalmente nómadas como pastores y se mudan a la ciudad. La población de Ulaanbaatar, ahora estimada en 1,6 millones de personas, la mitad de la población del país, es más del doble de lo que era en 2000. La afluencia urbana ha sido impulsada por la búsqueda de oportunidades económicas, particularmente a la luz del rápido crecimiento de la desertificación debido al cambio climático, el pastoreo excesivo y la degradación ambiental causada por la extracción de carbón, cobre, oro y otros minerales.

La situación es un escenario perfecto para que el Papa Francisco hable sobre la importancia de la “ecología integral” propuesta por la enseñanza social católica, reconociendo cómo la preservación del medio ambiente natural también significa preservar la cultura mongola, la dignidad de su gente y sus medios de vida.

Al mostrar respeto por sus anfitriones y alentar al pequeño rebaño católico mongol, el Papa Francisco deberá honrar la cultura tradicional mongola, tal como lo han intentado hacer el cardenal Marengo y los otros misioneros.

“A veces, el cristianismo en Mongolia se considera algo reciente, nuevo e importado”, dice a Fides el cardenal, pero “la fe cristiana tiene raíces muy antiguas” en la región, que se remontan al siglo VII, y “también sabemos que, en la época del gran imperio de Genghis Khan, algunos comandantes, soldados eran de la fe cristiana”. El gran emperador murió en 1227.

En la década de 1920, el Vaticano estableció formalmente estructuras misioneras en Mongolia, pero al año de que el país se volviera comunista, dejó de funcionar. No fue sino hasta 1991 que los misioneros católicos regresaron y comenzaron a reconstruir la comunidad.

El Papa Francisco tiene programado celebrar una reunión ecuménica e interreligiosa en la mañana del 3 de septiembre antes de celebrar la Misa con la comunidad católica del país.

Si bien se espera que asista una variedad de otros misioneros cristianos, se espera que la delegación budista sea la más significativa.

El Papa Francisco se había reunido en el Vaticano en mayo de 2022 con líderes budistas del país. Les dijo que, aunque la comunidad católica en Mongolia es pequeña, “la Iglesia está totalmente comprometida con fomentar una cultura del encuentro, a imitación de su maestro y fundador, quien ordenó a sus discípulos: ‘Amaos unos a otros como yo os amo'”.

“Fortalezcamos nuestra amistad en beneficio de todos”, dijo el Papa a sus invitados.
Citando la “antigua historia de armonía en la diversidad” de Mongolia, el Papa Francisco les dijo que esperaba que tales actitudes crecieran “a través de la implementación efectiva de la libertad religiosa y la promoción de iniciativas conjuntas para el bien común”.

You May Also Like

National

By Karla Fierro DETROIT (OSV News) — Nicole Duque, 23, has always desired to become a mother. She was born and raised in the...

National

By Linda Reeves MIAMI (OSV News) — Divine intervention may be the only explanation for how two college teammates graduated, ventured off on different...

National

ROLLING FORK, Miss. (OSV News) — No less than 23 people have been killed after at least one powerful tornado tore through rural Mississippi...

National

BETHESDA, Md. (OSV News) — Archbishop Timothy P. Broglio of the U.S. Archdiocese for Military Services has called a decision by a U.S. military...