Connect with us

Hi, what are you looking for?

Opinion

Retiros: Paradas importantes en el camino de la fe

A serene retreat setting in the wilderness. (OSV News photo/Mabel Amber, Pixabay)

Por el Padre Patrick Briscoe

El fin de semana pasado, mis hermanos dominicanos y yo dimos la bienvenida a casi 100 participantes en el retiro anual de Malvern Retreat House. Este retiro forma parte de un proyecto más amplio, nuestro podcast “Godsplaining”, que organiza varios retiros diferentes. Los participantes del retiro se inscriben a menudo porque son oyentes dedicados. Es importante para nosotros organizar los retiros, porque ofrecen la oportunidad de conocer a nuestros oyentes y construir una comunidad auténtica que, para mi sorpresa, se está convirtiendo en un movimiento.

Estoy orgulloso del formato de este retiro reciente. Ofrecemos retiros para adultos jóvenes y dirigimos un retiro en la naturaleza para hombres jóvenes, pero este retiro en particular está abierto a cualquier persona mayor de 18 años. Por esa razón, lo llamamos nuestro fin de semana “para todos”.

Para lo que fuimos creados

Me es difícil pensar en otra reunión de este tipo, donde venga gente de todo el país. La demografía es amplia y diversa. Tenemos millennials, Gen-Xers, y boomers, todos orando uno al lado del otro. Alentamos a los participantes a leer un libro asignado antes del fin de semana. Los frailes dan conferencias para desglosar el texto y luego nos dividimos en grupos para responder preguntas y seguir conversando. Hay adoración eucarística. Se escuchan confesiones. Y hay una buena cantidad de socialización. En resumen, es todo lo que un dominico enfatiza en la vida espiritual: oración, estudio, comunidad, y predicación.

Viajo mucho por mi ministerio, en servicio a Our Sunday Visitor y predicando en apoyo de proyectos como el Avivamiento Eucarístico, pero lloré al final de este retiro reciente (algo que, lo admito, fue extremadamente vergonzoso para mí). Mi voz se quebró mientras agradecía a los participantes. Pero me conmovió no solo su amor por el proyecto, sino porque el fin de semana había sido una experiencia tan clara de la vida cristiana. ¡Esto es para lo que fuimos creados!

Los retiros nos renuevan porque nos dan tiempo para alejarnos del ajetreo y el bullicio de la vida. Saliendo de los ritmos de nuestra rutina diaria, podemos escuchar más claramente la voz de Dios y dedicarle nuestro tiempo.

El edificio en el que nos alojamos en Malvern tiene un patio al estilo monástico tradicional. Los monasterios a menudo tenían patios por razones prácticas; es decir, se usaban para cultivar hierbas para curar y cocinar. Sin embargo, el jardín también tiene una resonancia simbólica. El jardín es un regreso al Edén, donde nuestros primeros padres caminaron con Dios. Sus vidas, antes del pecado original, estaban armónicamente ordenadas, viviendo para Dios.

De regreso al Edén

Un retiro es una oportunidad para volver al Edén, caminar una vez más con Dios, y reordenar nuestra vida y nuestro amor por él. Y no tenemos que experimentar este proyecto solos. Los retiros no son necesariamente esfuerzos solitarios sino comunitarios. Nos brindan la oportunidad de conectarnos con otros peregrinos en el camino. La comunidad que surge durante un retiro es invaluable, recordándonos que no estamos solos en nuestra fe. Las amistades cristianas fortalecen nuestro compromiso de vivir el Evangelio y nos animan a perseverar en nuestro crecimiento espiritual mucho después de que haya terminado el fin de semana.

En un mundo lleno de constantes distracciones, participar en un retiro es una forma poderosa para que los católicos rejuvenezcan y profundicen su relación con Dios. Los retiros ofrecen un espacio para la contemplación y la oración, permitiéndonos desconectarnos de las exigencias de la vida y reconectarnos con lo que realmente importa. Al tomarnos el tiempo para vivir un retiro, nos abrimos a la obra transformadora del Espíritu Santo, quien nos equipará para vivir nuestra fe más auténticamente en el mundo. Que aceptemos la invitación al retiro, permitiendo que Dios nos renueve y restaure, y que los frutos de nuestros retiros se derramen en nuestra vida diaria, brillando como un faro de esperanza y amor para todos.

El Padre Patrick Briscoe, O.P., es un fraile dominico y editor de Our Sunday Visitor.

You May Also Like

National

DETROIT (OSV News) — Nicole Duque, 23, has always desired to become a mother. She was born and raised in the United States, with...

National

ROLLING FORK, Miss. (OSV News) — No less than 23 people have been killed after at least one powerful tornado tore through rural Mississippi...

National

MIAMI (OSV News) — Divine intervention may be the only explanation for how two college teammates graduated, ventured off on different career paths miles...

National

BETHESDA, Md. (OSV News) — Archbishop Timothy P. Broglio of the U.S. Archdiocese for Military Services has called a decision by a U.S. military...