Connect with us

Hi, what are you looking for?

National

Se necesitan fuerzas especiales y embargo de armas para rescatar a Haití, afirma destacado sacerdote haitiano-estadounidense

Police officers on patrol take part in an anti-gang operation amid gang violence in Port-au-Prince, Haiti, March 3, 2023. U.N. human rights expert William O'Neill, who was appointed to assess the situation in Haiti in April, told reporters June 28 that a "specialized international force" is needed to help fight gang violence ravaging the impoverished Caribbean nation. (OSV News photo/Ralph Tedy Erol, Reuters)

MIAMI (OSV News) — Un destacado sacerdote haitiano-estadounidense con sede en los EE.UU. dijo que está de acuerdo con un especialista de la ONU en que se necesitan fuerzas especiales internacionales junto con un embargo de armas para detener el declive de Haití como un estado fallido.

El experto en derechos humanos de la ONU William O’Neill, quien fue designado para evaluar la situación en Haití en abril, concluyó a fines de junio que se necesita una “fuerza internacional especializada” para ayudar a combatir la violencia de las pandillas que asola la empobrecida nación caribeña.

O’Neill dijo a los periodistas el 28 de junio que la ausencia de un gobierno operativo en la zona, junto con la falta de respuesta de las autoridades, está afectando el acceso de las personas al agua, los alimentos, la salud, la educación y la vivienda.
Agregó que, si bien las autoridades haitianas enfrentan “enormes desafíos”, el gobierno tiene el deber de responder dentro de sus limitadas capacidades.

“Encontré un país golpeado por la violencia, la miseria, el miedo y el sufrimiento”, dijo, y agregó que se están violando todo tipo de derechos humanos. “Es urgente actuar. Está en juego la supervivencia de toda una nación”.

Ahora se estima que las pandillas controlan o influyen en hasta el 80% de la capital y la región metropolitana de Haití durante un período que ha visto un aumento en los asesinatos, violaciones y secuestros, con violencia sexual sistémica contra niñas y mujeres utilizada por las pandillas como una forma de controlar la población, según el informe de la ONU.

En Miami, el padre Reginald Jean-Mary, párroco desde hace mucho tiempo de la Iglesia Católica Notre Dame D’Haiti y un destacado sacerdote haitiano-estadounidense en los EE.UU., dijo a OSV News el 10 de julio que, a pesar de la objeción de la comunidad a una intervención militar extranjera directa, él apoya la idea de una fuerza armada táctica para apoyar a las fuerzas armadas y policiales locales, de forma similar al apoyo de Estados Unidos a la guerra en Ucrania.

“Hace mucho tiempo que los líderes de la comunidad, junto con el arzobispo de Miami Thomas Wenski, yo y muchos otros, hemos pedido esto porque sentimos que la policía nacional en Haití no está bien equipada para luchar contra las pandillas”, dijo el padre Jean- María dijo.

El sacerdote dijo que no se ha sentido lo suficientemente seguro para viajar a Haití en los últimos cinco años, especialmente dada su posición como miembro del clero, que ha sido vulnerable a secuestros y ataques.

“No solo hay muchas pandillas en Haití, sino que están mejor equipadas que la policía. Y las pandillas están en el campo, en las montañas y en la capital y en las carreteras que conducen a otras grandes ciudades de Haití”, agregó el sacerdote.
Ubicada en el vecindario Little Haiti de Miami al norte del centro de la ciudad, Notre Dame D’Haiti atrae a unas 5.000 personas o más para sus misas dominicales semanales y durante generaciones ha sido el cruce de caminos de la comunidad haitiano-estadounidense.

El padre Jean-Mary dijo que ha estado viendo a la clase joven y profesional educada del país llegar a su parroquia en busca de ayuda, una señal de que la gente se está dando por vencida con Haití en un grado nunca antes visto y que la nación está perdiendo su pequeña clase empresarial que ha sido la columna vertebral de la economía haitiana.

“La inseguridad llega a un nivel en el que las personas y las pequeñas empresas no pueden moverse porque necesitan cuidar de sus familias. Esas son las personas que hacen todo lo posible para sobrevivir, pero no pueden imaginar el nivel de pobreza y sufrimiento ahora en Haití; parece como un país en guerra, pero no estamos en guerra, estamos esclavizados por nuestra propia gente”, dijo el sacerdote.

Agregó que la comunidad internacional no solo debe ayudar a combatir las pandillas, sino también a construir proyectos de desarrollo de infraestructura para que los hombres y mujeres jóvenes no se sientan atraídos por las pandillas en primer lugar.

Según el padre Jean-Mary, el gobierno haitiano ha solicitado vehículos policiales armados para combatir a las pandillas, pero no los ha recibido del extranjero. Al mismo tiempo, le preocupa que la mayor parte del armamento de las bandas proceda de Estados Unidos y se envíe a través de su propio estado, Florida.

En 2021, los haitianos de dentro y fuera del país se horrorizaron al enterarse del asesinato del asediado presidente del país el 7 de julio. Un pequeño grupo de mercenarios fuertemente armados había atacado al presidente haitiano Jovenel Moïse y a su esposa, Martine, en la madrugada del 7 de julio. Martine Moïse resultó herida de gravedad y fue trasladada en avión a Miami ese mismo día para recibir tratamiento médico, pero su marido no sobrevivió al asalto.

C. Mario Russell, director ejecutivo del Centro de Estudios de Migración con sede en Nueva York, dijo a OSV News que su agencia no puede comentar sobre la necesidad de una intervención policial internacional en Haití. Pero él ha visto de primera mano que este es un momento crucial para los haitianos en casa y en la diáspora después de tantos desastres naturales, hambre, una economía en crisis y un asesinato presidencial.

Russell, quien anteriormente se desempeñó en puestos de liderazgo para los servicios de inmigrantes y refugiados en Caridades Católicas de la Arquidiócesis de Nueva York, además de ocupar puestos académicos relacionados con litigios de asilo de refugiados en la Facultad de Derecho de la Universidad de St. John, dijo que a nivel nacional es el deber de EE.UU. de proteger a los migrantes que están aquí y considerar la extensión del estatus de protección temporal para los haitianos.

“Eso tiene que ser una prioridad. Lo segundo es frenar las expulsiones y deportaciones: había más de 30.000 haitianos en la frontera de Estados Unidos en el primer trimestre de este año”, dijo.

Tom Tracy escribe para OSV News desde Florida.

You May Also Like

National

By Karla Fierro DETROIT (OSV News) — Nicole Duque, 23, has always desired to become a mother. She was born and raised in the...

National

ROLLING FORK, Miss. (OSV News) — No less than 23 people have been killed after at least one powerful tornado tore through rural Mississippi...

National

By Linda Reeves MIAMI (OSV News) — Divine intervention may be the only explanation for how two college teammates graduated, ventured off on different...

National

BETHESDA, Md. (OSV News) — Archbishop Timothy P. Broglio of the U.S. Archdiocese for Military Services has called a decision by a U.S. military...