Connect with us

Hi, what are you looking for?

National

Detalles sobre la vida de la fundadora benedictina de Missouri, cuyos restos se afirma que están incorruptos

Todas las hermanas de la orden Benedictinas de María, Reina de los Apóstoles de pie con los sacerdotes y diáconos asistentes después de la consagración de la abadesa Cecelia Snell 10 de septiembre de 2018, en la abadía Our Lady of Ephesus en Gower, Missouri. En el centro, de izquierda a derecha, la hermana Wilhelmina Lancaster, fundadora de la orden; la abadesa Snell; el abad Phillip Anderson de la abadía benedictina Our Lady of Clear Creek en Hulbert, Oklahoma; el obispo James V. Johnston Jr. de Kansas City-St. Joseph, Missouri, y el obispo Robert G. Morlino de Madison, Wisconsin. (Foto OSV News /Megan Marley, Catholic Key)

(OSV News) — La Hermana Wilhelmina Lancaster del Santísimo Rosario afirmó haber tenido profundas experiencias religiosas, comenzando en su niñez. Nació como Mary Elizabeth Lancaster el 13 de abril de 1924 en St. Louis. Su bisabuela, Mary Madden, había sido esclava.

En una breve autobiografía descubierta después de la muerte de la hermana Wilhelmina, ella escribió que en su Primera Comunión en 1934, Mary Elizabeth, de 9 años, tuvo “una experiencia inolvidable”, donde “Nuestro Señor me preguntó si sería suya”. “Parecía ser un Hombre tan guapo y maravilloso. Acepté de inmediato. Luego me dijo que nos encontráramos con Él todos los domingos en la Sagrada Comunión. No le dije nada sobre esta conversación a nadie, creyendo que todos los que iban a la Sagrada Comunión escuchaban hablar a Nuestro Señor con ellos”.

Las notas con su bosquejo autobiográfico de ocho páginas, compartidas por su comunidad religiosa, también mencionan que la futura hermana Wilhelmina también tuvo una visión de la Virgen María, quien le agradeció por rezar el Rosario.

La hermana Wilhelmina, quien fundó las Hermanas Benedictinas de María, Reina de los Apóstoles, en Gower, Missouri, murió en mayo de 2019 a los 95 años. El 28 de abril, su cuerpo fue exhumado de su tumba para trasladarlo a una tumba en la capilla del monasterio. A pesar de que su cuerpo no fue embalsamado, su ataúd de madera sufrió daños y el agua se asentó sobre su tumba, todos los elementos que deberían haber contribuido a la descomposición de su cuerpo, su cuerpo fue encontrado notablemente intacto, dicen las hermanas de la comunidad.

Las hermanas dijeron que se puede emprender una causa de santidad para la hermana Wilhelmina si primero se establece una devoción generalizada a su fundadora.

Cuando Sor Wilhelmina tenía 13 años, su confesor semanal le preguntó si había considerado la vida religiosa. “Por supuesto que no lo había considerado, pero él pensó que podía ser una buena hermana”, escribió. Le escribió a la superiora de las Hermanas Oblatas de la Providencia en Baltimore, una comunidad religiosa históricamente afroamericana cuya fundadora, la Madre Mary Elizabeth Lange, ha sido declarada Sierva de Dios y está en camino a la santidad. La superiora respondió, diciéndole que esperara hasta que terminara la escuela secundaria antes de ingresar.

Aunque su hija había asistido a escuelas públicas hasta el octavo grado, los padres de Mary Elizabeth querían que asistiera a una escuela secundaria católica, por lo que fundaron la “Escuela Secundaria Católica St. Joseph para Negros”, “que duró hasta que el arzobispo (Joseph E.) Ritter puso fin a la segregación de los negros en la diócesis”, escribió.

“En cierto modo, puse en un segundo plano la idea de convertirme en hermana y me dediqué a aprender tanto como pude sobre todo lo que había que aprender”, escribió la hermana Wilhelmina. Desafortunadamente, mis padres me mimaron y me dejaron sentarme demasiado con libros y papeles cuando debería haber estado cocinando, cosiendo y haciendo las tareas del hogar”. Ya de niña llevaba un cuaderno de poemas y rimas, y aspiraba a convertirse en escritora de ficción al estilo de Louisa May Alcott, autora de “Mujercitas”.

A pesar de esas aspiraciones, el día de su graduación de la escuela secundaria, la hermana Wilhelmina les dijo a dos Hermanas Oblatas de la Providencia que estaban presentes que quería unirse a ellas, y en septiembre, la joven de 17 años se fue de St. Louis a Baltimore. “Sabía que el noviciado era un tiempo de prueba durante el cual la comunidad me examinaría y decidiría si tenía vocación o no”, escribió, “sin embargo, ese día de septiembre, cuando entré en la capilla del noviciado por primera vez, ese mismo Señor que me habló en mi Primera Comunión me acogió con amor, me abrazó y me prometió que a partir de ese momento sería suya”.

La hermana Wilhelmina hizo sus primeros votos en 1944 y luego enseñó en escuelas católicas, aunque no le gustaba especialmente enseñar. Obtuvo su título universitario en 1966. “Durante los 22 años entre 1944 y 1966 tuve un breve y feliz período de trabajo doméstico, principalmente limpieza, en St. Rita’s Residence en St. Louis y luego en St. Frances Home for Girls. donde aprendí que los niños tenían preocupaciones y corazones rotos”, escribió.

En 1972, la hermana Wilhelmina dejó definitivamente la enseñanza después de “disciplinar a un estudiante que se quejaba”, dijo. Regresó a la casa madre de las Oblatas y comenzó a trabajar en una historia para la orden, pero se sintió “desanimada” por sus fracasos, incluso en la enseñanza. En ese momento se inspiró para escribir un poema en honor a Jesús en la Eucaristía, que luego otra hermana puso música.

Mientras tanto, estaba consternada por los cambios que estaban haciendo las Oblatas, incluso en sus hábitos, escribió. Si bien adoptó un hábito modernizado durante tres años, volvió al hábito tradicional de la orden en 1974.
“No tenía ningún pensamiento o deseo de dejar mi comunidad en esos días, pero estaba entusiasmada por verla reformada”, escribió. “Habíamos dado un giro equivocado, dije, y deberíamos regresar. La regla del silencio y el capítulo mensual (reunión) se habían ido hace mucho tiempo”. Comenzó a abogar por que su comunidad comenzara una rama contemplativa, pero fue en vano.

A principios de la década de 1990, la hermana Wilhelmina se conectó con los sacerdotes de la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro, una comunidad de sacerdotes conocida por celebrar la Misa en latín y usar textos litúrgicos promulgados antes del Concilio Vaticano II, que había comenzado a ministrar en Scranton, Pensilvania. Con su ayuda, estableció una nueva comunidad religiosa afiliada a los sacerdotes de la Fraternidad en 1995, rompiendo finalmente los lazos con las Oblatas en 1998.

“Parece que hice una tontería”, dijo sobre la fundación de la nueva comunidad. “A los que dicen que dejar mi antigua comunidad para fundar una nueva no tiene sentido, les respondo que sólo es comprensible en la vida de fe… Si hay algo que quisiera transmitir a la comunidad, sería: Devoción a Nuestra Madre Santísima, Verdadera Devoción a Nuestra Madre Santísima”.

En 2006, la comunidad se mudó de Scranton a un área rural en la diócesis de Kansas City-St. Joseph por invitación del obispo Robert W. Finn, cambiando su nombre a las Benedictinas de María, Reina de los Apóstoles. Establecida originalmente como una asociación pública de fieles, la comunidad fue elevada en 2014 al estatus de Instituto Religioso de Derecho Diocesano.

En 2018, el priorato de la comunidad obtuvo el reconocimiento oficial como abadía. Al año siguiente, la comunidad estableció su primera casa filial en Ava, Missouri. Las hermanas celebran su culto en latín, según la forma de la Misa promulgada antes del Concilio Vaticano II, y cantan los salmos según el Oficio Monástico de 1962.

Maria Wiering es redactora sénior de OSV News. Megan Marley, editora digital de OSV News, contribuyó con este artículo.

You May Also Like

National

By Karla Fierro DETROIT (OSV News) — Nicole Duque, 23, has always desired to become a mother. She was born and raised in the...

National

By Linda Reeves MIAMI (OSV News) — Divine intervention may be the only explanation for how two college teammates graduated, ventured off on different...

National

ROLLING FORK, Miss. (OSV News) — No less than 23 people have been killed after at least one powerful tornado tore through rural Mississippi...

National

BETHESDA, Md. (OSV News) — Archbishop Timothy P. Broglio of the U.S. Archdiocese for Military Services has called a decision by a U.S. military...