Connect with us

Hi, what are you looking for?

Spanish

Misa subraya lo que los católicos pueden hacer para apoyar a víctimas de violencia doméstica y reconocer los abusos

Sharon O'Brien, directora y cofundadora de del grupo Católicos para la Educación sobre la Paz Familiar e Investigación sobre Abuso Doméstico (Catholics for Family Peace Education and Research on Domestic Abuse), habla con un periodista el 7 de octubre de 2023, en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington. El grupo de O'Brien organizó una Misa celebrada ese día en el santuario nacional para conmemorar el Mes de Concienciación sobre la Violencia Doméstica, que se celebra cada mes de octubre. (Foto OSV News/Mihoko Owada, Catholic Standard)
Sharon O'Brien, directora y cofundadora de del grupo Católicos para la Educación sobre la Paz Familiar e Investigación sobre Abuso Doméstico (Catholics for Family Peace Education and Research on Domestic Abuse), habla con un periodista el 7 de octubre de 2023, en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington. El grupo de O'Brien organizó una Misa celebrada ese día en el santuario nacional para conmemorar el Mes de Concienciación sobre la Violencia Doméstica, que se celebra cada mes de octubre. (Foto OSV News/Mihoko Owada, Catholic Standard)

Por Catherine Buckler

WASHINGTON (OSV News) — Cada minuto, unas 20 personas sufren abusos físicos por parte de su pareja en Estados Unidos. Esto le ocurre a más de 10 millones de mujeres y hombres al año, según la Coalición Nacional contra la Violencia Doméstica.

Precisamente para conmemorar el Mes de la Concientización sobre la Violencia Doméstica, que se celebra cada octubre, el grupo Católicos para la Educación sobre la Paz Familiar e Investigación sobre Abuso Doméstico (Catholics for Family Peace Education and Research on Domestic Abuse) organizó una Misa el 7 de octubre en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington.

Durante el servicio, se hizo hincapié en que los esfuerzos dentro de la Iglesia Católica pueden desempeñar un papel crucial en crear conciencia entre los miembros de la comunidad necesitados en cuanto a los recursos disponibles a través de organizaciones locales y nacionales.

Monseñor Charles Antonicelli, párroco de la parroquia de Nuestra Señora de la Misericordia en Potomac, Maryland, suburbio de Washington, y vicario judicial de la Arquidiócesis de Washington, celebró la Misa.

En su homilía, habló sobre el abuso, el cual dijo puede venir en forma de “abuso físico, sexual, mental, emocional, verbal o espiritual entre cónyuges o hermanos o padres e hijos”.

“Ante este mal que afecta a personas y familias en todos los sectores de la sociedad, nos unimos para crear conciencia, rezar y ayudar a quienes se ven afectados por él a encontrar paz y seguridad, curación y esperanza. Queremos romper el silencio, romper el ciclo, comenzar la sanación”, dijo el sacerdote.

Monseñor Antonicelli fue uno de los sacerdotes que pronunciaron homilías y organizaron mesas informativas en sus parroquias durante el mes de concientización. Católicos por la Paz Familiar ofrece un “paquete para párrocos” en su sitio web (catholicsforfamilypeace.org) que incluye consejos sobre cómo abordar la violencia doméstica en sus homilías, junto con avisos en los boletines, oraciones y mensajes en las redes sociales.

“Jesús encontró en el pozo a la mujer samaritana, socialmente marginada, cuya propia experiencia con el matrimonio y la familia era de lo más infeliz. En esta Misa solemne dedicada a la concienciación sobre la violencia doméstica, nos enfrentamos de manera similar a la trágica realidad de lo que debería ser ‘muy bueno’ en palabras de Dios, siendo sustituido por algo muy malo”, dijo Mons. Antonicelli.

Las parejas maltratadoras pueden minimizar o culpar a sus víctimas “restando importancia al maltrato y no tomándose en serio (sus) preocupaciones al respecto”, dijo el sacerdote, subrayando que las víctimas no tienen la culpa de lo que soportan.

“Quienes sufren abusos pueden incluso culparse a sí mismos, mientras que los abusadores pueden parecer justificarlos. Pero seamos claros: Ninguno de los dos casos es cierto. La violencia doméstica nunca puede justificarse, y sus víctimas nunca la merecen”, afirmó monseñor Antonicelli.

Sharon O’Brien, directora y cofundadora de Católicos por la Paz Familiar, ha investigado y centrado su trabajo en cuestiones relacionadas con la violencia doméstica. Fue cofundadora y luego presidenta de la Comunidad Interreligiosa contra la Violencia Doméstica del condado de Montgomery, Maryland, desde 2004 hasta 2013.

“Soy católica de cuna y nunca había oído a nadie hablar de la violencia doméstica, pero sabía que todas las demás religiones importantes lo hacían”, dijo O’Brien después de la Misa.

Afirmó cuánto la violencia doméstica puede llegar a aislar a las víctimas, y que es importante comprender que hay comunidades y apoyo disponibles.

“Para la víctima, creo que es absolutamente imperativo darse cuenta de que no está sola”, dijo al Catholic Standard, periódico de la Arquidiócesis de Washington. “Todo el mundo piensa: ‘Soy el único católico que pasa por esto’. La realidad es que no es cierto. Las estadísticas dicen que una de cada tres mujeres y uno de cada diez hombres sufren violencia física grave por parte de alguien que dice amarlos”.

“Esa cifra se mantiene independientemente de la religión, lo cual es lamentable. Nos encantaría pensar que la fe es un factor de protección, pero la fe es un recurso”.

La violencia doméstica suele ser el resultado de un ciclo de abusos emocionales, psicológicos y físicos. Sin embargo, O’Brien dijo que hay esperanza para que los afectados rompan con el patrón de abusos.

“Las mujeres, en particular, son buenas para no continuar el ciclo. Es más difícil para los hombres que han crecido en un hogar violento aprovechar las oportunidades de aprendizaje para darse cuenta de que hay otra forma de tratar a las personas, especialmente a una esposa, a una compañera y a la madre de mis hijos. Sí, se puede romper. Tenemos muchas historias de gente que ha roto el ciclo. Que es de lo que se trata: esperanza, ayuda y curación”, dijo O’Brien.

Al igual que O’Brien, el padre Chuck Dahm, director del programa de alcance comunitario sobre violencia doméstica de la Arquidiócesis de Chicago, trabaja en la formación sobre violencia doméstica de los miembros del clero para que identifiquen los abusos en sus comunidades.

“Desgraciadamente, el clero no suele recibir formación sobre esto. En los seminarios no se habla de ello. Nosotros sí lo hacemos en el seminario de Chicago”, dijo el sacerdote en una entrevista telefónica. “Nunca se habló de ello hasta que yo lo llevé al seminario e insistí en que hablaran de ello”.

El padre Dahm añadió que es importante incorporar la discusión de los abusos cuando se predica “porque cuando te subes al púlpito, llegas a las mujeres que han sufrido abusos y a los hombres que han sufrido abusos, llegas a los agresores, y llegas a los niños, y llegas a los familiares, llegas a todo el mundo, y hablas de ello. Lanzas una red enorme”.

Cuando se les forma, dice el padre Dahm, algunos consejos incluyen cómo manejar conversaciones delicadas y cómo intervenir y hacer preguntas.

“Si alguien dice en el confesionario: ‘Mi marido y yo nos peleamos, o tuvimos una gran discusión’, etcétera. Si no se hacen preguntas sobre en qué consistió y por qué existió, no se descubrirá la violencia doméstica”, dijo el padre Dahm. El sacerdote también recomendó preguntar a las parejas que quieren bautizar a su hijo: “¿Cómo les va como pareja? ¿Cómo van las cosas en su matrimonio?”.

El padre Dahm dijo que es importante hacer esas preguntas a los individuos por separado y que “si hacen esas preguntas, descubrirán que (la violencia doméstica) es muy frecuente en su parroquia”.

Añadió atributos físicos que pueden ser signos de abuso potencial dentro del hogar a los que hay que prestar atención.

“Una de las formas en que los sacerdotes pueden identificar a posibles víctimas es fijándose en ciertas cosas. Una es que lleven lentes de sol cuando no deberían, o que lleven camisas de manga larga cuando no deberían, que se tapen moretones o que se hayan retraído de las cosas, o que no quieran hablar de su relación con su familia”, dijo el padre Dahm.

Otros atributos incluyen signos de depresión, que incluyen dormir demasiado o muy poco, y una caída en la higiene personal y la apariencia.

“Si ves eso en alguien, tienes que decirle: Me gustaría hablar contigo por separado. Entonces decirle: He notado esto en ti y estoy preocupado. ¿Qué está pasando?”, dijo el padre Dahm.

Catherine Buckler escribe para el Catholic Standard, periódico de la Arquidiócesis de Washington.

NOTAS: Para cualquier persona que sufra violencia doméstica o conozca a alguien que la esté sufriendo, la Línea Nacional de Ayuda contra la Violencia Doméstica ofrece intervención en situaciones de crisis y derivaciones a proveedores de servicios locales. Las personas pueden llamar al 800-799-SAFE (7233) o al 800-787-3224 (TTY). Para más información, visite www.thehotline.org o https://espanol.thehotline.org/. Las parroquias que deseen más información sobre la violencia doméstica y quieran ayudar, pueden visitar catholicsforfamilypeace.org.


Más información:
En el Código de Derecho Canónico de la Iglesia Católica, el canon 1153 establece que “si uno de los cónyuges pone en grave peligro espiritual o corporal al otro o a la prole, o de otro modo hace demasiado difícil la vida en común, proporciona al otro un motivo legítimo para separarse, con autorización del Ordinario del lugar y, si la demora implica un peligro, también por autoridad propia”.
El padre Chuck Dahm, director del programa de ayuda contra la violencia doméstica de la Arquidiócesis de Chicago, aclaró que el divorcio en sí no se considera un pecado.
“La Iglesia católica tiene una posición muy clara de que nadie debe realmente permanecer en un matrimonio abusivo”, dijo el padre Dahm en una entrevista telefónica. “La Iglesia realmente quiere enfatizar (que) la seguridad de las personas es más importante que permanecer en el matrimonio”.
El padre Dahm hizo referencia a la carta pastoral “Cuando pido ayuda: Una respuesta pastoral a la violencia doméstica contra la mujer”, emitida por la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos en 1992 y reafirmada en 2002 y 2018 que dice: “enfatizamos que no se debe esperar que ninguna persona se quede en un matrimonio abusivo”.
“Algunas personas están confundidas sobre el divorcio, pensando que, si pueden divorciarse, no pueden comulgar. Eso no es verdad. El divorcio no es pecado si tienes una buena razón para hacerlo, obviamente. Tu conciencia te dicta que debes protegerte a ti mismo y a tus hijos”, dijo el padre Dahm.


You May Also Like

National

By Karla Fierro DETROIT (OSV News) — Nicole Duque, 23, has always desired to become a mother. She was born and raised in the...

National

By Linda Reeves MIAMI (OSV News) — Divine intervention may be the only explanation for how two college teammates graduated, ventured off on different...

National

BETHESDA, Md. (OSV News) — Archbishop Timothy P. Broglio of the U.S. Archdiocese for Military Services has called a decision by a U.S. military...

National

ROLLING FORK, Miss. (OSV News) — No less than 23 people have been killed after at least one powerful tornado tore through rural Mississippi...