Connect with us

Hi, what are you looking for?

South America

La muerte de pasajeros de un autobús en Panamá es un trágico recordatorio de los peligros a los que se enfrentan los migrantes que viajan hacia la frontera estadounidense

A trailer transports the wreckage of a bus, which was carrying migrants who had traveled through the Darien Gap, in Los Planes de Gualaca, Panama, Feb.15, 2023. Pope Francis has expressed sorrow for the victims of the bus crash which claimed the lives of 39 migrants transiting the Central American country. (OSV News photo/Reuters)

Por David Agren

BUENOS AIRES (OSV News) – El Papa Francisco ha expresado su pesar por las víctimas del accidente de autobús en Panamá, que se cobró la vida de 39 migrantes que transitaban por el país centroamericano.

En un telegrama enviado el 16 de febrero al Cardenal José Luis Lacunza Maestrojuán de David, Panamá — cuya diócesis incluye el lugar del accidente — el Secretario de Estado Vaticano Cardenal Pietro Parolin dijo: “El Santo Padre ha recibido con profunda tristeza la noticia del accidente de autobús… en el que varios migrantes han perdido la vida y otros han resultado heridos”.

El telegrama continuaba: “Su Santidad, (el Papa) Francisco, se une al dolor de los familiares y amigos de los fallecidos y reza por la pronta recuperación de los heridos”.

La tragedia ocurrió en la madrugada del 15 de febrero en la occidental provincia panameña de Chiriquí. La directora de migración de Panamá, Samira Gozaine, dijo a los periodistas que el autobús había entrado en un campamento de inmigrantes y el conductor estaba dando la vuelta al vehículo cuando se deslizó por un terraplén. El conductor estaba entre las víctimas, indicó Gozaine.

Las muertes fueron un trágico recordatorio de los peligros a los que se enfrentan los inmigrantes que atraviesan Centroamérica y México en su viaje hacia la frontera con Estados Unidos.

“Las víctimas de este fatal accidente son parte de los casi 40.000 migrantes que han cruzado Panamá desde que comenzó este año 2023”, señaló el 15 de febrero un comunicado de CLAMOR, una red de católicos de América Latina y el Caribe que trabaja en favor de los migrantes, los desplazados y las víctimas de la trata de personas.

“El flujo de personas no se detiene, pero lo que sí parece detenerse es la determinación política dentro y fuera de los países expulsores para lograr condiciones de vida más dignas, justas y pacíficas en cada uno”, continúa el comunicado.

“Una vez más levantamos la voz para señalar la corresponsabilidad de diversos actores políticos, económicos, sociales y culturales en la creación de este drama migratorio que afecta a toda la Región, instamos a las autoridades a ejecutar políticas de desarrollo nacional y migratorias integrales que pongan a las familias y los derechos humanos como centro”, escribió CLAMOR.

La migración a través de Panamá se ha incrementado exponencialmente en los últimos años a medida que aumenta el número de personas que salen de países como Colombia, Ecuador y Perú.

Más de 7 millones de venezolanos han abandonado su país en la última década y se han trasladado a otras partes de Sudamérica. Algunos de esos migrantes han empezado a dirigirse hacia el norte, incluidos muchos que se habían establecido en otros países.

“El flujo va a continuar precisamente porque las condiciones de pobreza siguen aumentando, se siguen agravando, y las condiciones políticas siguen siendo inestables”, dijo a OSV News Elías Cornejo, coordinador de servicios para migrantes del ministerio jesuita Fe y Alegría en Panamá.

El autobús que se estrelló transportaba a 66 inmigrantes, entre ellos 22 ecuatorianos, 16 haitianos, 11 venezolanos, seis brasileños y cinco colombianos, según el gobierno panameño. También viajaban inmigrantes de Cuba, Camerún, Nigeria y Eritrea.

Los migrantes que atraviesan Panamá deben cruzar la Brecha del Darién, una impenetrable zona de espesa selva plagada de bandidos, que separa Panamá de Colombia. Según Cornejo, los autobuses abarrotados llevan a los migrantes que salen de la Brecha del Darién en viajes nocturnos de 12 horas hasta un campamento en el oeste de Panamá, donde pagan 40 dólares.

Panamá registró el paso de casi 250.000 migrantes por la Brecha del Darién en 2022. La mayoría eran venezolanos, lo que llevó al gobierno estadounidense a incluir a los venezolanos en el Título 42 en octubre, permitiendo su expulsión inmediata a México. El Título 42 es una disposición de salud pública que ha sido usada para restringir la entrada en la frontera por motivos relacionados con el COVID-19.

David Agren escribe para OSV News desde Buenos Aires.

You May Also Like

National

By Karla Fierro DETROIT (OSV News) — Nicole Duque, 23, has always desired to become a mother. She was born and raised in the...

National

By Linda Reeves MIAMI (OSV News) — Divine intervention may be the only explanation for how two college teammates graduated, ventured off on different...

National

ROLLING FORK, Miss. (OSV News) — No less than 23 people have been killed after at least one powerful tornado tore through rural Mississippi...

National

BETHESDA, Md. (OSV News) — Archbishop Timothy P. Broglio of the U.S. Archdiocese for Military Services has called a decision by a U.S. military...