Connect with us

Hi, what are you looking for?

Spanish

La visita del Papa Benedicto XVI a Estados Unidos en 2008 fue un torbellino lleno de mensajes puntuales y oportunos

Pope Benedict XVI reaches out to people after celebrating Mass at Nationals Park in Washington April, 17, 2008. (CNS photo/Nancy Wiechec)

Por Mark Pattison, Catholic News Service

WASHINGTON (CNS) — Cuando el Papa Benedicto llegó a los Estados Unidos para una visita de seis días a Washington y Nueva York a mediados de abril de 2008, algunas noticias calificaron el ritmo de su agenda como “agotador”.

El Papa Benedicto manejó el ritmo con gracia mientras transmitía su mensaje a millones de católicos tanto en los Estados Unidos como en todo el mundo. Él murió en el Vaticano el 31 de diciembre.

El viaje había sido programado para ayudar a celebrar los bicentenarios de cuatro arquidiócesis en los Estados Unidos: Nueva York, Boston, Filadelfia y Louisville, Kentucky. Fueron erigidas a partir de la Diócesis de Baltimore, la primera diócesis de la nación, que fue elevada a arquidiócesis en el mismo año, 1808.

Pero fue la crisis de los abusos, que irrumpió en las primeras planas en 2002 y persiste hasta el día de hoy, el tema central del viaje del Papa Benedicto; esta fue la primera visita papal desde que el escándalo comenzó a aparecer en los titulares de los EE.UU.

En una Misa en el nuevo Nationals Park en Washington, el Papa Benedicto dijo que “Ninguna palabra mía podría describir el dolor y el daño producido por dicho abuso. Es importante que se preste una cordial atención pastoral a los que han sufrido”.

El papa elogió los esfuerzos para afrontar “de manera honesta y justa esta trágica situación y para asegurar que los niños — a los que nuestro Señor ama entrañablemente, y que son nuestro tesoro más grande — puedan crecer en un ambiente seguro”.

“Animo a cada uno de ustedes a hacer cuanto les sea posible para promover la recuperación y la reconciliación, y para ayudar a los que han sido dañados. Les pido también que estimen a sus sacerdotes y los reafirmen en el excelente trabajo que hacen”, dijo.

Más tarde ese día, se reunió en privado con un grupo de sobrevivientes de abusos en la nunciatura apostólica; la reunión fue la primera de su tipo para un papa.

El itinerario del Papa Benedicto en Washington incluyó una audiencia con los obispos de EE.UU. y una visita en la Universidad Católica de América, la universidad autorizada por el papa en la nación, para hablar con educadores. También presidió un servicio de vísperas en la Basílica del Santuario de la Inmaculada Concepción.

El papa se reunió con el presidente George W. Bush dentro de la Casa Blanca, y salió a una multitud que vitoreaba afuera mientras el papa y el presidente intercambiaban saludos.

En su reunión con los obispos, el Papa Benedicto XVI reconoció el “mal” de la crisis de abusos sexuales por parte del clero y los animó a continuar con su trabajo para restaurar la confianza en la Iglesia y sus ministros.

Hablando con los educadores de la Universidad Católica de América, dijo que los desafíos de hoy requieren una sólida instrucción en la fe, especialmente entre los jóvenes. Pero también hacen un llamado a “cultivar una mentalidad, una cultura intelectual, que sea genuinamente católica” y que pueda llevar el Evangelio a los problemas urgentes que enfrenta la sociedad estadounidense.

Antes de dirigirse a Nueva York, el Papa Benedicto se reunió con 200 representantes del islam, el jainismo, el budismo, el hinduismo y el judaísmo reunidos en el Centro Cultural Papa Juan Pablo II, y de camino a un servicio de oración ecuménico en Manhattan, el Papa Benedicto se detuvo para saludar a judíos líderes en la sinagoga de Park East.

En la sinagoga, el Papa Benedicto expresó su respeto por la comunidad judía de la ciudad y alentó la construcción de “puentes de amistad” entre las religiones. El encuentro marcó la primera vez que un papa visitaba un lugar de culto judío en los Estados Unidos, y se produjo un día antes del inicio de la Pascua.

En el servicio de oración ecuménico, el Papa Benedicto dijo que el testimonio de los cristianos en el mundo se debilita no solo por sus divisiones, sino también porque algunas comunidades dan la espalda a la tradición cristiana.

“Con mucha frecuencia los no cristianos, al ver la fragmentación de las comunidades cristianas, quedan confundidos, con razón, sobre el mensaje mismo del Evangelio”, dijo.

También elogió el compromiso ecuménico de los cristianos estadounidenses y reconoció que los acuerdos encontrados en sus diálogos teológicos han contribuido a los acuerdos teológicos forjados posteriormente por el Vaticano y sus socios oficiales de diálogo.

Al celebrar la Misa en la Catedral de San Patricio de Nueva York con miles de sacerdotes y religiosos, el papa instó a la Iglesia Católica en los Estados Unidos a superar las divisiones y el escándalo hacia un “renovado sentido de unidad y propósito”. Es hora, dijo, de “dejar de lado toda ira y contienda” dentro de la Iglesia y embarcarse en una nueva misión de evangelización en la sociedad.

Honrando el bicentenario de cuatro arquidiócesis de EE.UU., el Papa Benedicto elogió los “cimientos sólidos” de la Iglesia católica estadounidense y dijo que “el futuro de la Iglesia en Estados Unidos” debe continuar construyendo sobre ese “legado impresionante”.

Pero en su homilía para la Misa final de EE.UU., celebrada en el Yankee Stadium, también dijo que el “crecimiento impresionante” de la Iglesia de EE.UU. ha estado “no exento de desafíos”, comparando esos desafíos con las “tensiones lingüísticas y culturales” que se dieron en la iglesia primitiva.

“En estos 200 años, el rostro de la comunidad católica en vuestro país ha cambiado considerablemente”, dijo el Papa Benedicto. “Pensemos en las continuas oleadas de emigrantes, cuyas tradiciones han enriquecido mucho a la Iglesia en América”.

También elogió “la recia fe que edificó la cadena de Iglesias, instituciones educativas, sanitarias y sociales, que desde hace mucho tiempo son el emblema distintivo de la Iglesia en este territorio”, así como “los innumerables padres y madres que han transmitido la fe a sus hijos, en el ministerio cotidiano de muchos sacerdotes que han gastado su vida en el cuidado de las almas, en la contribución incalculable de tantos consagrados y consagradas”.

En un discurso ante la Asamblea General de la ONU, el Papa Benedicto dijo que ni el gobierno ni la religión tienen derecho a cambiar o limitar los derechos humanos, porque esos derechos se derivan de la dignidad de cada persona creada a imagen de Dios. El papa insistió en que los derechos humanos no pueden limitarse o reescribirse en base a los intereses nacionales o el gobierno de la mayoría.

También dijo que el papel de las religiones no es dictar la política del gobierno, sino ayudar a sus miembros a esforzarse por encontrar la verdad, incluida la verdad sobre la dignidad de todas las personas, incluso si sus puntos de vista religiosos son diferentes.

Dos años después de su visita a los Estados Unidos, el Papa Benedicto XVI se sentó para una entrevista con el periodista alemán Peter Seewald. La entrevista se convirtió en la base de un libro, “La luz del mundo: el Papa, la Iglesia y los signos de los tiempos”.

Hablando de la visita, cuando la crisis de los abusos estaba en el centro del escenario, el Papa Benedicto dijo: “Creo que incluso los no católicos se sorprendieron de que la visita no fuera una especie de desafío”.

El papa dijo que, en cada cita de su viaje, incluidas las liturgias en Nueva York y Washington, hubo “una participación gozosa, un sentido de cercanía, de comunión, que me conmovió mucho”.

Cuando se le preguntó si la Iglesia en los Estados Unidos ya había superado la crisis de abuso, el Papa Benedicto respondió: “Eso podría ser una exageración”. Pero, agregó, la crisis hizo que la iglesia estadounidense “fuera consciente de su fragilidad y de los problemas y pecados que en ella están presentes. Esto es muy importante. Además, hay un despertar interno a la necesidad de superar todas estas cosas y vivir y encarnar la identidad católica de nuevas maneras en nuestro tiempo”.

You May Also Like

National

(OSV News) — “Oh ya baby!” read Jane Hernandez’s Facebook post, adorned with a heart-eyed, smiley face emoji. The Nov. 22 message was paired...

Asia

By Judith Sudilovsky JERUSALEM, (OSV News) — Following a rampage of a radical Jewish gang in the Christian Quarter of Jerusalem’s Old City on the...

National

By Linda Reeves MIAMI (OSV News) — Divine intervention may be the only explanation for how two college teammates graduated, ventured off on different...

National

By Joe Ruff, OSV News ST. PAUL, Minnesota (OSV News) — Pope Francis named Father Michael John Izen, a priest of the Archdiocese of...